Una ruta de capacitación y acompañamiento comunitario para revitalizar la caficultura

Una ruta de capacitación y acompañamiento comunitario para revitalizar la caficultura

Por José Rodríguez, director de la Maestría en Agroecología y Sistemas Alimentarios Regenerativos

Oaxaca ha sido siempre un Estado productor de café de calidad. No obstante, un conjunto de factores ambientales, de cambio climático y estructurales en el fomento y la promoción de la caficultura a nivel nacional en los últimos 40 años, ha afectado seriamente su productividad. Sumado a lo anterior, la llegada en el 2015 de una cepa altamente agresiva de Roya (H. Vastratix), ha acabado con más del 80 % de las plantaciones de café y reducido aún más la capacidad de sostenibilidad de las unidades productivas locales, que han vivido siempre en torno a este bien global. Debido a esta situación, la región ha entrado en una depresión económica, y muchos agricultores han tenido que abandonar sus predios y migrar en busca de sustento para sus familias.

Sin embargo, la capacidad o potencial de su caficultura ha estado siempre latente, tanto por sus condiciones ecológicas adecuadas para la siembra del aromático (es decir, su vocación de suelo), como por la estrecha relación y saberes que muchas comunidades han seguido manteniendo con este sector productivo.

Partiendo de esta situación, Conservation International y sus socios firmaron en 2015 un acuerdo para apoyar a 479 productores de café de 17 comunidades de la Sierra Sur de Oaxaca. El acuerdo tiene como objetivo aumentar la productividad y calidad del café a través de la creación de capacidad, asistencia técnica, acceso a tecnología y mejores vínculos con el mercado. Este proyecto se centra en el nexo entre el cultivo sostenible y productivo del café y las prácticas de conservación de agua, suelos y biodiversidad para mejorar el bienestar de las familias rurales.

La apuesta por reconstituir económicamente la región en torno a la revitalización de la caficultura es una excelente noticia para los productores de la zona, quienes han sido reconocidos por la alta calidad del café allí producido. La variedad Pluma Hidalgo, característica de la región, es ampliamente conocida por su excelencia en taza. Partiendo de allí, el proyecto busca revalorizar el café de la zona y fomentar la conservación de esta región de amplia variedad ecosistémica que presta invaluables servicios ambientales para el territorio.

Con estos objetivos en mente, Conservation International se planteó, dentro del conjunto de estrategias que implementa, la necesidad de fortalecer las capacidades de los agricultores de la región de la Sierra Sur de Oaxaca a través de un conjunto de productores-facilitadores: representantes escogidos de 17 comunidades que se encargarán de aplicar y replicar el conocimiento y las habilidades desarrolladas en el marco del proyecto. Para este proceso, Conservation International solicitó a la Universidad del Medio Ambiente (UMA) que diseñara e implementara en estas comunidades un esquema de generación de capacidades locales pertinentes y adaptadas a las necesidades comunitarias que se han evidenciado a partir de diagnósticos y evaluaciones participativas.

La Unidad de Consultoría de Agroecología de la UMA presentó una ruta de capacitación y acompañamiento comunitario a través del Diplomado en Desarrollo local para la diversificación productiva, que abarca los siguientes aspectos:
• Liderazgo y organización comunitaria.
• Optimización de los niveles de sombra de los predios cafetaleros y diversificación de los bosques locales, con la finalidad de generar alternativas productivas a partir de los sistemas agroforestales de café.
• Mejora los procedimientos y actividades productivas de los productos agrícolas con la finalidad de elevar su calidad en venta.
• Apropiación y escalamiento a la cadena de valor de diferentes productos asociados a los sistemas agroforestales de café.
• Emprendimiento, autogestión, gestión de proyectos para el desarrollo comunitario, manejo y valoración del capital natural.
• Ecología profunda, valorización grupal y de saberes.

El objetivo final de este Diplomado apunta a impactar positivamente en los modos de producción locales y en los procedimientos y sistemas productivos asociados a los agrosistemas presentes en el territorio. Se espera que a través del Diplomado se genere un proceso de diversificación productiva con los agricultores, favoreciendo el desarrollo sostenible en las comunidades y promoviendo la preservación de la biodiversidad y los bosques nativos, la conservación de agua y la restauración de los ecosistemas degradados en esta región de Oaxaca.

Este proceso de capacitación-acompañamiento inició en abril del 2018 y ha beneficiado ya a más de 80 productores mujeres y hombres, que han asistido a los cuatro módulos implementados y se espera que al cabo de los siguientes 6 meses se pueda impactar positivamente a una región donde la marginalidad económica rebasa el 87 % y donde sus habitantes buscan desesperadamente las vías de mejorar sus esquemas de vida mediante alternativas productivas. En eso andamos.

Share this post