fbpx

Plantas con acción anti-viral

Plantas con acción anti-viral

Dr. Fulvio Gioanetto

Doctor en Botánica Universidad de la Sorbona

Los virus se encuentran ubicados a los limites de la vida, algunos no los consideran seres vivos porque carecen de células y metabolismos, parecido al crecimiento autónomo de los cristales. Otros los definen como sencillas asociaciones de moléculas biológicas, debido al fenómeno de autoorganización. A nivel taxonómico en 2018 se conocían más de 5,000 especies distintas, Probablemente hay cientos de miles, de estos solamente 129 están implicados en enfermedades humanas (2018)

Son omnipresentes en todos los ecosistemas, hasta los marinos. Se calcula que en agua de mar la concentración de virus es de 10 .000.000 hasta 1000.000.000 partículas x ml. En 2007 se estimó que puede haber hasta 1030 virus en el oceano que pudieran formar una línea que va más allá que las 60 galaxias más cercanas a la tierra.

Su tamaño promedio es de 10 nanómetros (habría que poner 100.000 virus en línea recta para cubrir 1 mm. Estos “minerales vivos con memoria” están constituidos por ácidos nucleico (ADN, RNA), con una capa proteica que los protege (capside) y algunos, una bicapa lipídica (envoltura virídica)

En nuestro cuerpo habitan millones de microorganismos benéficos que cumplen muchas funciones indispensables a nuestra supervivencia y salud (ej microbioma intestinal o de la piel). Lynn Margulis escribía que somos un vehículo controlado por bacterias y virus ya que para un adulto promedio de 70 kg hay 2.5 kg de bacterias (entre 1 y 3% de la masa corporal), virus, hongos y arqueas en el cuerpo humano. En cada centímetro cuadrado de la superficie de la piel hay aproximadamente 10.000 bacterias.

El sistema inmunológico (inmunitario) es la defensa natural del cuerpo contra las infecciones externas e internas. A través de una reacción bien organizada, el cuerpo ataca y destruye los organismos infecciosos (bacterias, hongos, virus) que los invaden (antigenos). El conjunto de elementos y procesos biológicos en el interior de un organismo que le permite mantener la homeostasis (equilibrio interno) frente a las agresiones externas. Importante y similar a la visión de la medicina tradicional, que a través de las técnicas herbolarias y curandéricas busca restablecer una homeostasis (equilibrio) con y entre el cuerpo del paciente y las “energías externas ” (lugar donde vive, ambiente, y los espíritus que lo rodean).

El sistema inmunitario está hecho de moléculas que circulan por medio de los diferentes fluidos (linfa, sangre) hacia las distintas células ubicadas en los diferentes órganos y tejidos del cuerpo (medula ósea, ganglio linfático, timo, bazo, tejidos linfoides asociados a las mucosas, etc.). En la medula ósea se generan células especializadas que nos defienden; macrófagos, células dendríticas, basófilos, monocitos, neutrófilos). Por ejemplo, la fiebre es causada por los monocitos (pirógenos, que son substancias naturales que produce la fiebre cuando hay una infección) y así obligar el cuerpo a regular su temperatura por sus propios medios, como un modelo de defensa.

Hay dos tipos de respuesta inmunitaria que genera una “memoria inmunitaria”: la innata y la adquirida (que desarrolla elementos capaces de memorizar los microorganismos). Nuevamente algunas similitudes con el curanderismo, que, en otros términos obviamente, prescribe sustancias minerales, animales y vegetales en distintas formas para desarrollar en el paciente defensas contra los “males aires, malas vibras, etc ”

Contra la gripa se conocen 150 distintas especies de plantas, de las más de 500 especies de plantas y hongos que poseen actividad antiviral in vitro y in vivo comprobadas (Jassim 2003, 2005). La gran mayoría son de la familia de las rutáceas, asteráceas y umbelíferas. Los Principios Activos (PAs) son flavonoides, súlfidos, saponinas, terpenoides, lignanos, polifenoles, cumarinas, tiofenos y también algunos alcaloides.

Para el caso específico de la gripa (influenza tipo A y B) hay los extractos de las siguientes especies que se ha demostrado su efectividad: eupatorium perfoliatum, tabernae montana ventricosa, thuja occidentalis, aster spathulifolius, pinus thumbergia, Allium fistulosum, Sambus nigra y en general los saucos, y la guayaba. Efectivos también son los polifenoles conteniendo el glycyrrhiza uralensis.

El famoso tea tree (melaleuca alternifolia ) si es efectivo contra el virus del herpes (HSV 1 y HSV2) pero no contra la gripa, ya que cada virus es especifico. Durante la epidemia del H1N1 se curaban los pacientes con el tamiflu, un medicamento fabricado con las semillas del anis estrellado (su PA es el ácido shikimico, que se encuentra también en gran cantidad en las semillas del liquidambar, liquidambar sturacyfolia.

Contra este covid19 NO HAY plantas ni hongos que lo destruyan, pero todas las plantas y hongos que tienen una actividad antigripal ayudan a proteger nuestro sistema inmunitario en caso de un ataque. Por ejemplo un te diario durante quince días con anís estrellado y jengibre (Zingiber officinalis) ayuda a reforzar nuestro sistema inmunológico.

El rhizoma de jengibre (fresco o seco) contiene una oleorresina que contiene 1-3% de aceite esencial volátil con los siguientes PAs : zingerona, shogaoles (responsable del sabor picante) y varios polifenoles, entre otros los gingerols que ya mostraron su utilidad con la gripa aviar H9N2 y la gripa HRSV. Además, la raíz del jengibre posee comprobadas actividades antinflamatorias y antioxidantes.

En 2014 la Universidad de Toronto hizo unas investigaciones para evaluar cuales aceites esenciales (cfr aromaterapia), no deterpenados (destilados al vapor de agua) eran efectivos contra el virus de la gripa tipo A y confirmaron que el aceite esencial de la canela (cinnamomum zeylanicum), contiene eugenol, que es muy efectivo. De igual manera, el geranio de olor (pelargonium graveolens) con citronellol y geraniol; la lavanda (Lavandula offinalis) con linalool y linalyl acetao; el tomillo (thymus vulgaris) con terpenil acetato y borenol y la salvia officianilis con alfa thujona a altas concentraciones son muy efectivos con una concentración de al menos 3.1 gr per ml.

Además contamos que hay también plantas y hongos con comprobada actividad inmuno-moduladora. Por ejemplo, la equinacea purpurea, la hierba de sab Juna (Hypercium perforatum), la raiz de uña de gato (Uncaria tomentosa) (los alcaloides indólicos que posee estimulan la producción de anticuerpos , de neutrofilos e interferon). De igual manera, el hongos shiitake, la gobernadora (Larrea triodentada) con sus lignanos antigripal está actualmente en fase 2 de evaluación. Adicionalmente, la microalga spirulian máxima contiene unos polisacáridos azufrados (spirulan calcio) que tiene una comprobada actividad antiviral en el humano, contra el virus del herpes y se está encuentra en la fase 2 de avance para el virus de la gripa.

Por otra parte, los beta-glucanos que polisacáridos no celulósicos que fortalecen las defensas inmunitarias (producción de NK. neutrófilos y macrófagos) ampliamente, son utilizados en terapias antivirales. Dentro de estos grupos se encuentran los cereales como la cebada, y la avena, así como las levaduras, algas marinas, hongos y bacterias.

Algunos, como el lentinano del hongo shiitake, se unen a los receptores de los glóbulos blancos para inducir una respuesta inmune en el cuerpo. La FDA (2008, 2011, 2012) reconoce tres betaglucanos sin ningún efecto secundario ni contraindicaciones: la levadura de cerveza (Saccharomyces cerevisiae), el hongo reiki Ganoderma lucidum y la bacteria Aureobasidium pupullans. Todos los tres elevan los niveles de los interferones, hay varios estudios y terapias en humanos de aplicación de estos hongos y levaduras con efectos inmunomoduladores en niños con problemas respiratorios agudos y gripas (Richter 2014, Jesenak 2013).

Muy interesante también el consumo del hongo seta Pleurotus ostreatus, que con su elevado contenido en pleuran (beta glucano) posee una comprobada capacidad de fortalecer el sistema inmunológico (139 mg/100g en hongo crudo y 218 mg/100g en el hongo cocido)

Es importante complementar los conocimientos y las sabidurías herbolarias (muy empíricas) con los conocimientos farmacológicos para estar seguro de su efectividad, sus posologías y sus contra indicaciones, además de sus aspectos toxicologico. De ahí la necesidad de profundizar en estos conocimientos que muy superficialmente hemos abordado en la nota anterior. Por ello los invitamos al Diplomado en Herbolaria Tradicional y Farmacología vegetal que prontamente le estaremos notificando en la página de la UMA, de esta manera estaremos seguros que las plantas y los hongos que se utilicen curen de manera efectiva sin daños y efectos secundarios ni intoxicaciones.

Share this post