fbpx

Ecoversidades: criticar los sistemas educativos existentes

Ecoversidades: criticar los sistemas educativos existentes

Son 10 años los que celebró la UMA en noviembre y yo con ella casi dos. Hago míos todos esos años y los comparto con tanto gusto y amor.

Me emociono y sigo festejando cada palabra que utilizó Francisco Bonilla para traer al presente cómo y quiénes le dieron forma a esta comunidad de aprendizaje de la que hoy formo parte y que no me canso de difundir. Aún recuerdo cómo me sentí la primera vez que puse un pie en la UMA; muy similar a lo que sentí cuando Victoria, rectora de la universidad, nos compartió con pasión cómo el plantel seguirá creciendo en cuanto a instalaciones, alumnos, planes educativos y, sobre todo, mucho amor. Me imaginé cómo y cuántos seríamos dentro de otros 10 años más.

Criticar los sistemas educativos existentes

Además de ser dos días de fiesta, fueron dos días de muchísimas experiencias. Por ejemplo, conocimos que existe un movimiento emergente que prácticamente se está construyendo en todo el mundo. Es una red de “eco-versidades”: personas, organizaciones y comunidades que reclaman los sistemas de conocimiento y trabajan activamente en procesos de aprendizaje que sean significativos y relevantes para los desafíos de hoy y el futuro.

Estas diferentes iniciativas pedagógicas critican los sistemas educativos existentes y buscan cultivar nuevas prácticas para regenerar los ecosistemas ecológicos, sociales y culturales.1

Sin dudarlo, uno de los mejores momentos que viví ese fin de semana fue conocer a la comunidad de las eco-versidades, nuestros pares de tierras lejanas y no tan lejanas, jóvenes que vinieron a compartir su conocimiento y locura, su claridad y su gran, gran corazón. Estas chicas y chicos forman parte de la red de ecoversidades o “Ecoversities Alliance”, su nombre en inglés. Son una comunidad de estudiantes y aprendices, vienen de todas partes del mundo y su compromiso está en reimaginar la educación superior en respuesta a los desafíos críticos de nuestro tiempo1.

En el espacio que compartimos con Ecoversities aprendimos sobre sus comunidades, tradiciones, relaciones y formas de pensar. En las dinámicas nos mostraron formas divertidas de organizarnos y cómo descubrir y diseñar nuevos enfoques en educación que nos sirvan para las necesidades y exigencias que surjan en nuestro entorno.

Es difícil imaginar un futuro humano decente y sustentable sin que se hagan cambios significativos en la sustancia y proceso de la educación en todos los niveles, incluyendo la universidad1 (David Orr, author of Earth in Mind)​

El evento, las dinámicas y los asistentes hicieron que cada momento fuera un regalo de conocimiento y de energía que en conjunto y en un ritual logramos enterrar para después ver surgir con fuerza desde el centro de la tierra. Erizó mi piel.

Las experiencias UMA

En las experiencias UMA, exploramos una dinámica sensitiva sobre la conexión de nuestros sentidos con el arte. Continuamente nos olvidamos de identificar qué sentimos ante distintos estímulos y no es hasta que ponemos toda la atención en lo que tenemos a nuestro alcance cuando nos percatamos de diferencias significativas, incluso del impacto que podemos lograr sólo por decidir accionar.

Con todo lo que viví este fin de semana pude comprender que hay personas valiosísimas cercanas a la UMA que desde su experiencia pueden aportar una ruta sólida de colaboración para desarrollar proyectos en conjunto.

1 David Orr, author of Earth in Mind, recuperado y traducido de  https://ecoversities.org/about/

Share this post