fbpx

Vulnerabilidad y trabajo en equipo

Vulnerabilidad y trabajo en equipo

Por Patricia Serna de la Maestría en Administración de Empresas Socioambientales

Después de terminar mi taller presencial del Green MBA en la UMA, el sentimiento que me dejó la experiencia de abrirme y compartir con un equipo con el que solo había compartido unas horas de mi vida, pero que los sentía como si los llevara conociendo de mucho tiempo atrás, fue vulnerabilidad. Este sentimiento con el que me he estado conectando en los últimos años y que reconocí en el camino de regreso a Ciudad de México después de cuatro intensos días de estudio y trabajo en el Campus de Valle de Bravo.

Abracé este sentimiento que rara vez nos permitimos sentir y que está presente en los momentos mas significativos de nuestras vidas, aquellos momentos donde tenemos cambios fuertes y radicales, ya sea debido a una perdida repentina, una enfermedad fuerte o un divorcio atroz. En ese momento me di cuenta que me estaba abriendo conscientemente a un proceso de crecimiento, que no solo implica beneficios en lo laboral, sino que me representará un cambio a nivel personal y posiblemente de vida.

 

¿Qué es la vulnerabilidad?

Brené Brown, una académica y escritora estadounidense que actualmente es profesora e investigadora en la Universidad de Houston, durante los últimos quince años se ha dedicado a estudiar temas diversos incluyendo la vulnerabilidad, el coraje, la vergüenza, y la empatía. Brené describe vulnerabilidad como el “coraje de ser uno mismo”.

Ella identificó en sus estudios que las personas que aceptaban la vulnerabilidad creían que este sentimiento no era algo incomodo, sino algo que los hacía hermosos. No sentían la vulnerabilidad como algo doloroso, sino como algo necesario para lograr autenticidad. Estas personas eran capaces de renunciar a quienes pensaban que debían ser para ser lo que son, y este es el punto vital para alcanzar conexiones. En el estudio de la vulnerabilidad, esta investigadora concluye que parte de la vulnerabilidad nace de la idea de vergüenza, de miedo y de la lucha por el sentido de dignidad. Pero también, de la vulnerabilidad nace la dicha, la creatividad, el sentido de pertenencia y el amor.

Conectar desde la vulnerabilidad

En mi experiencia personal, conectar desde la vulnerabilidad me ha permitido afianzar las relaciones con la empresa en la que trabajo, con mis jefes, con mis compañeros. Y sobre todo me ha permitido hacer equipo para avanzar en un camino común y alineado a objetivos compartidos. También le ha dado sentido a mi trabajo del día a día, pues ya no lo veo como simplemente ir a cumplir mi horario de oficina y desempeñar mis funciones, sino como una experiencia que me da satisfacciones personales y aprendizajes diariamente.

Sentir mi vulnerabilidad y ser empática con la de los demás me ha abierto las puertas a ver el potencial de la gente a mi alrededor. Ya no se trata solamente de hacer lo que nos toca, sino de hacer cosas que nos den sentido de vida, que nos conecten con nuestros talentos y poder tener sentido de pertenencia.

Trabajar en equipo es uno de los retos a los que nos enfrentamos continuamente en el trabajo, y es una de las competencias más valorada entre los líderes de las empresas. La autenticidad construye conexión, por lo cual, los líderes que están abiertos a la vulnerabilidad se sienten confiados de no tener todas las respuestas, están abiertos a nuevas perspectivas y son más efectivos en el trabajo y en sus vidas. Cuando los líderes están dispuestos a vivir de esta manera, los demás responden, las empresas cambian y se vuelven más resilientes, la productividad aumenta y la satisfacción de los empleados y grupos de interés mejora.

La invitación de la UMA es construir una comunidad de aprendizaje, conocernos, ser auténticos y valorar nuestros talentos y habilidades. También, la invitación es a trabajar en co-diseño, lo cual implica salir de la burbuja en la que vivimos y permitir la entrada de ideas y colaboraciones externas para construir proyectos regenerativos que tengan impacto económico, social y ambiental.

Las opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de los autores y pueden no coincidir con las de la Universidad del Medio Ambiente

Share this post