fbpx

EL MANEJO FORESTAL COMUNITARIO UN EJEMPLO SOCIOAMBIENTAL

EL MANEJO FORESTAL COMUNITARIO UN EJEMPLO SOCIOAMBIENTAL

EL MANEJO FORESTAL COMUNITARIO ¿QUÉ ES?

El manejo forestal comunitario en México, ha probado ser una excelente alternativa para preservar bosques, mejorar economías y lograr sinergias entre comunidades.

Según la CONAFOR  se trata del manejo organizado de parte de los propietarios forestales para obtener beneficios comerciales sin intermediarios.

 

PROBLEMAS AMBIENTALES EN EL MANEJO FORESTAL

Sabemos que la deforestación es uno de los principales problemas ecológicos, sociales y económicos que existen en el mundo.

Desafortunadamente nuestro país, según la ONG Greenpeace, está rankeado en los primeros lugares a nivel internacional en tasas de deforestación.

Una de las principales causas de la deforestación en México, es el cambio de uso de suelo para convertirlo en terreno de cultivo, potreros, ciudades o industrias.

Y la mayoría conocemos las consecuencias de estas malas prácticas: eventos climáticos extremos, migraciones masivas, economías desbalanceadas, suelos empobrecidos, enfermedades humanas causadas por contaminación del aire y agua…

Pero, ¿conoces las actividades de manejo forestal que se hacen en México en pro de la conservación y aumento de los bosques?

 

MANEJO FORESTAL SUSTENTABLE

Acatitlán, Valle de Bravo

Se dice del manejo forestal sustentable -según el investigador Aguirre-Calderon (2015)- cuando se conservan y preservan los ecosistemas desde lo óptimo, respetando interacciones ecológicas, sociales y económicas.

Así se asegura también, la producción forestal de servicios y bienes a corto, mediano y largo plazo para generaciones actuales y futuras.

Los objetivos de esta sustentabilidad son: conservar riquezas ecosistémicas; productividad; capacidad regenerativa y producir en lo económico, social y ecológico a diferentes escalas desde locales hasta internacionales.

 

MANEJO FORESTAL COMUNITARIO

Fue la Revolución Mexicana que reforzó el sentido de “tenencia de la tierra” (Bray, 2007) potenciando así los ejidos y las comunidades agrarias.

En 1992 las reformas a la Constitución Mexicana y al Reglamento Agrario “permitieron consolidar la propiedad comunitaria plena de estas tierras” (Bray, 2007).

Los datos obtenidos de estas experiencias de manejo forestal comunitario sugieren que, bien manejados, conservan sus ecosistemas e incluso van más allá.

Por lo que teniendo como base que los bosques sean una propiedad social surgen varias ventajas:

–        desarrollo del sentido comunitario y de pertenencia lo que redunda como impulsor en la producción de madera y otros servicios,

–        preservación de bosques e incluso aparición de nuevos  bosques templados y tropicales,

–        autogestión de comunidades rurales indígenas y no indígenas,

–        empoderamiento social, autonomía a través de la organización y trabajo colaborativo,

–         atención y resolución de necesidades de la población,

–         inversión de ganancias en infraestructura como escuelas, hospitales, caminos, producto de la comercialización justa y sostenible,

–        generación de empleos para los habitantes de la comunidad,

–        capacitación técnica y generación de conocimientos

–        prioridad y concientización de la biodiversidad desde el interés social, ambiental y económico

atributo alt
Acatitlán.

El manejo forestal comunitario ha empoderado a las comunidades a lo largo de estos 30 años y dio como resultado al sector de Empresas Forestales Comunitarias (EFC).

Estas surgen a raíz de 3 elementos: activismo rural, capital social y políticas públicas. Las investigaciones sugieren que esta última juega un papel fundamental para el éxito de la organización de comunidades.

Sin embargo, según los datos obtenidos, aún son muy pocas las comunidades rurales en el país, que se han visto acompañadas de políticas públicas.

Por lo tanto, falta mucho aún por hacer para lograr mayores y mejores sinergias entre población y programas gubernamentales.

 

¿QUÉ SIGUE?

Por lo anterior, es importante tomar en consideración a las comunidades rurales para poder desarrollar un plan de adaptación socioambiental de los bosques en México.

Las comunidades rurales, guardianas de territorios forestales, juegan un papel central en la conservación y protección de los bosques y selvas.

Por consiguiente, su labor es relevante en el control de incendios, plagas, cambio de uso de suelo, tala ilegal y un largo etcétera.

Así pues, existe un enorme potencial, hoy no aprovechado, para avanzar en la conservación a partir del impulso a los esfuerzos comunitarios (Soto, 2019) apoyadas también de las políticas públicas.

 

Si te interesa conocer más sobre esta práctica, la mayoría de la información presentada en este artículo proviene de esta fuente con un PDF descargable. Esta compilación ofrece varios ejemplos actuales (con sus aciertos y puntos de mejora) de proyectos socioambientales en manejo forestal comunitario de varios colectivos mexicanos.

Te recomendamos también este interesante video de Mongabay Latam:

Nota escrita por, Elizabeth Lugo, alumna de la maestría de MAPS por la UMA

 

 

 

Share this post