fbpx

Repensar el camino hacia la igualdad en la arquitectura

Repensar el camino hacia la igualdad en la arquitectura

Por Adriana Martínez de la Garza. Maestría en Arquitectura, Diseño y Construcción Sostenible

En el Día Internacional de la Mujer es inevitable ponernos a pensar en el gran impacto que ha tenido y sigue teniendo la lucha feminista imparable por la equidad de género en nuestra vida diaria. Este año, de manera personal, me inspira a repensar el camino hacia la igualdad que aún queda por recorrer en una profesión tan masculinizada, como lo es la arquitectura.

Como sabemos, la educación juega uno de los papeles más importantes para acortar la brecha de la desigualdad de género. Desde el inicio de nuestra educación profesional como arquitectas y arquitectos, el programa académico está repleto de referencias y estudios basados en hombres famosos a quienes se les atribuyen las obras arquitectónicas más destacadas y, para pronto, la historia de la arquitectura en sí. A su vez, son mínimas y muy breves las menciones que se hacen a las grandes arquitectas que vivieron a la par y aportaron de igual forma a esta profesión, dejando huella en cómo vivimos y entendemos la arquitectura hoy en día. Nombres como Eileen Gray, Denise Scott Brown, Lina Bo Bardi, Charlotte Perriand, Norma Merrick Sklarek, Jane Drew, Marion Lucy Mahony, Matilde Ucelay, Anne Tyng, Florence Knoll, entre muchas más, son solo una breve mención frente al gran catálogo de sus contrapartes masculinas en el salón de clases.

Toda una cultura y sociedad que la promueve alimentan prácticas y comportamientos que se deben de erradicar inmediatamente y que causan los principales problemas que se presentan en la vida de una gran mayoría de mujeres arquitectas y nos privan de las mismas oportunidades que nuestros colegas hombres durante nuestras carreras profesionales. Un ejemplo común y que aún es vigente, es la preferencia por arquitectos hombres para puestos de supervisión de obra, debido a la inseguridad a la que puede exponerse una mujer al cumplir esta misma función, lo cual nos priva directamente de la exposición de nuestro trabajo y nuestras habilidades de liderazgo entre otras, dando como resultado integrantes excepcionales y esenciales para la profesión, pero que brillan solo detrás de una computadora. Ejemplos tan comunes como éste existen a lo largo y ancho de nuestra profesión y es nuestro deber acatar mejores prácticas que nos ayuden a crecer profesional y personalmente. Una manera de dar el primer paso es el no hacer asunciones sobre puestos o preferencias de trabajo: no todas las mujeres dentro de nuestra profesión son decoradoras o interioristas, así como no todos los hombres son constructores.

No obstante, además del gran camino que queda por recorrer, hoy les invito a continuar la lucha, a celebrar y a compartir la vida de tantas grandes mujeres arquitectas que han aportado y siguen aportando invaluable conocimiento e inspiración a nuestra profesión.

¡Honremos su talento y dedicación y visibilicemos sus nombres y su trabajo!

…Gabriela Etchegaray, Tatiana Bilbao, Frida Escobedo, Gabriela Carrillo, Andrea Soto, Rosana Montiel, Alejandra Abreu Sacramento, Mariana Ordóñez Grajales, Jesica Amescua Carrera, Isadora Hastings, Maria Emilia Orendáin, Elizabeth Muñoz, Krystel Boulos, Mercedes Cano, Beatriz Perchard, Ingrid Moye, Natalia Gálvez, Elsa Ojeda, Lorena Vieyra, Paola Calzada, Verónica Gonzalez Zavala, Paola Morales Orantes, Regina Galvanduque, Kim Cabeke Rubio…

Algunos documentales para compartir y reflexionar con amigos y familia este mes:

  • “City Dreamers” (2018) por Joseph Hillel
  • “Zaha Hadid… Who Dares Wins” (2013) por Lindsey Hanlon, Roger Parsons
  • “Making Space: 5 Women Changing the Face of Architecture” (2014) por Ultan Guilfoyle
  • Grey Matters (2014) por Marco Orsini

Share this post