fbpx

La arquitectura bioclimática como respuesta a nuestro contexto actual

La arquitectura bioclimática como respuesta a nuestro contexto actual

La arquitectura sostenible cobra cada día mayor importancia al darnos cuenta de los daños ambientales que la actividad humana causa en nuestro planeta. Como arquitectos, es nuestro deber replantearnos diferentes formas de diseñar y construir de una manera más holística y menos dependiente de los combustibles fósiles, los cuales sabemos son finitos.

La arquitectura bioclimática, la cual podría considerarse una rama de la arquitectura sostenible, nos muestra diferentes maneras de diseñar y construir que tomen en cuenta las condiciones climáticas y ambientales de los lugares en donde diseñamos proyectos. Busca principalmente el confort térmico de los habitantes mediante diferentes técnicas como son el diseño solar pasivo, la ventilación natural, el uso de materiales naturales o nuevos con gran eficiencia energética, el posicionamiento óptimo de nuestros edificios tomando en cuenta el asoleamiento y los vientos dominantes, entre otros.

Podríamos decir que no es una nueva forma de diseñar, la arquitectura vernácula ha desarrollado estas estrategias durante siglos con éxito. Sin embargo, recientemente en la práctica de la arquitectura contemporánea hemos dependido en gran medida de medios mecánicos para enfriar o calentar edificios, hemos descuidado la manera en que emplazamos los edificios dentro del sitio y hemos olvidado el confort de los habitantes.

Hoy en día, la arquitectura bioclimática muestra lo mejor de dos mundos, rescata técnicas ancestrales, pero a la vez usa herramientas tecnológicas modernas para su análisis; así como materiales de alta tecnología que ayudan a diseñar hermosos edificios con menor huella ecológica en donde el habitante se puede sentir más cercano a la naturaleza.

Dentro del plan de estudios de la Maestría en Arquitectura, Diseño y Construcción Sustentable en la Universidad del Medio Ambiente cursamos la materia de Diseño Bioclimático. Esta experiencia definitivamente ha enriquecido nuestra práctica profesional dándonos la visión y herramientas necesarias para diseñar de una manera más holística y con una menor huella ecológica.

 

Co-diseñar proyectos desde una perspectiva bioclimática

Mi compañero José Revah y yo diseñamos durante un semestre una casa para una clienta real en San Cristóbal de las Casas, Chiapas. Yo conocía bien el sitio del proyecto, su potencial con las increíbles vistas que ofrece, un poco de la arquitectura vernácula de los Altos de Chiapas y tenía plasmadas algunas ideas en un diseño preliminar de lo que la clienta y yo habíamos soñado juntas. Sin embargo, el haber co-diseñado este proyecto con José desde una perspectiva bioclimática, además de las enseñanzas y retroalimentación de nuestro experimentado profesor Gerardo Velázquez nos hizo crear un proyecto integral que se encuentra en armonía con el medio ambiente, que es eficiente en recursos y que usa materiales adecuados buscando el confort y la calidad de vida de nuestra clienta.

Durante el semestre, iniciamos entendiendo el espíritu del lugar. Antes de adentrarnos a datos duros y estadísticas, entendimos lo que ha sido ese lugar a lo largo de la historia, lo que significaba culturalmente; y naturalmente cómo el terreno se posiciona dentro de un contexto más amplio dentro de diferentes ecosistemas.

Después vinieron los datos duros y precisos siempre presentes en un análisis bioclimático. A través de estadísticas del Sistema Meteorológico Nacional entendimos temperaturas horarias, precipitación pluvial, humedades relativas entre otros datos que nos ayudaron a entender como lograr un confort humano adecuado dentro de la casa.

Analizamos la geometría solar del lugar para saber cómo es que incide el sol en nuestro terreno, y cómo podemos captar adecuadamente la luz y el calor que nos proporciona el sol a lo largo de las estaciones.

También analizamos el viento, y como los diferentes vientos dominantes ayudaban a ventilar la casa, así como entender cómo protegernos de estos en épocas de frio. Analizamos diferentes materiales eficientes para lograr un adecuado confort. En nuestro caso resultaba clave conservar el calor obtenido dentro de la casa derivado de las diferentes actividades humanas, así como optar por materiales con gran masa térmica que nos ayudarán a conservar el calor acumulado durante el día, para que fuera liberado durante la noche cuando las temperaturas en San Cristóbal bajan considerablemente.

Finalmente diseñamos un proyecto que toma en cuenta la mayoría de las condiciones climatológicas, topográficas, eólicas, solares y culturales del lugar para ofrecer un lugar bello, confortable, y con una huella ecológica pequeña.

 

Una arquitectura adecuada al contexto

Estamos muy contentos de poder ofrecer a nuestra clienta una arquitectura adecuada al contexto en donde ella pueda crecer con su familia en un lugar de confort y belleza. Nos hace pensar mucho en la importancia de las herramientas bioclimáticas adquiridas, que si bien se necesita la comprensión de datos medianamente complejos no deja nunca atrás la poética de la arquitectura. La arquitectura bioclimática es una respuesta moderna a eso que muchos añoramos que es vivir cercanamente a la naturaleza. Nuestros proyectos y nuestra vida humana se pueden soñar y vislumbrar con respeto y admiración de lo que somos parte. La naturaleza es parte intrínseca no sólo de nuestra sobrevivencia, sino de un existir apegado a nuestros ideales, en los que la naturaleza no es aquella que esta allá afuera, sino la que llevamos dentro de nuestros corazones.

Más allá de una visión poética y romántica, la arquitectura bioclimática nos plantea un marco ético y pertinente a nuestros tiempos. Como profesionales de la arquitectura podemos buscar en ella una visión contemporánea a los retos que el mundo actual nos presenta para poder resolver de una manera adecuada las necesidades de nuestros clientes, así como las de nuestro entorno natural.

 

Estrategias bioclimáticas para San Cristóbal de Las Casas

Se incorporaron varias estrategias bioclimáticas dentro del diseño de la casa para poder lograr confort térmico para los habitantes. Los muros, losas, entrepiso y techo cuentan con materiales elaborados de tierra cruda, el cuál es un buen aislante térmico. Los muros hacia el Norte y hacia el Este (vientos dominantes) son más gruesos, y con mayor resistencia térmica para ayudar a conservar el calor dentro de la casa. Los muros hacia el Sur y el Oeste son más delgados, ya que no es necesario aislar, y se desea que los rayos del sol penetren para calentar el piso y entrepiso.

Sabemos de los ejemplos de arquitectura vernácula que las losas inclinadas son ideales para climas tan lluviosos como el de San Cristóbal para así evitar la humedad en los muros. Igualmente, sus ángulos ayudan a que en verano las fachadas no reciban tanta radiación solar y evitar el sobrecalentamiento.

En verano, la chimenea solar se alimenta de aire frio en PB proveniente de la ventilación del lado Este de la casa, y este aire empuja al aire caliente hacia arriba. La chimenea ayuda a que haya cambios de aire en el interior de la casa, así como a ventilar y evitar malos olores.

La ventilación proveniente del Este es importante ya que nos ayuda a obtener ventilación cruzada y enfriar cuando es necesario, así como evitar humedad dentro de la casa. En verano, la marquesina hacia el Sur ayuda a evitar el sobrecalentamiento de la fachada y el invernadero. La protección “louver” en el Oeste, ayuda a evitar calor en la recámara durante las tardes de verano.

Durante el invierno, sabemos que San Cristóbal de las Casas se encuentra 75% del tiempo debajo del nivel del confort humano, esto nos obliga a diseñar pensando en no perder las ganancias térmicas internas, y por eso los materiales empleados tienen propiedades aislantes para evitar la fuga de calor.

El invernadero es una estrategia de calentamiento para las tardes y noches de los meses más fríos. Durante el día se calentará este espacio por medio de la radiación solar, y se debe de mantener la mayoría de las ventanas del cubo cerradas. En la tarde y noche es importante abrir el cancel interior para liberar el aire caliente al interior de la casa, al igual que cerrar la chimenea solar para que este aire no escape hacia arriba.

Los pisos tienen elementos de tierra, así como de barro recocido, estos, así como los muros de adobe cuentan con alta masa térmica que pueden absorber calor durante el día, y liberarlo durante la noche debido al cambio de temperatura interior de los volúmenes.

El techo naturado en el lobby de entrada en dónde también se encuentran las escaleras ayuda a aislar esta losa del frio, proveyendo una capa adicional de aislante.

“Las opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad del autor y pueden no coincidir con las de la Universidad del Medio Ambiente”

Share this post